TdQE V: MIRA.

El patrocinio de las capillas era un método habitual para financiar la construcción de una iglesia, práctica a la que no fue ajena la iglesia de San Pedro. Por este motivo, alrededor de 1570, Cosme Abad debió contactar con una familia originaria de Castalla con la que tenía vínculos familiares, y de la cual algunos de sus miembros se habían establecido en el vecino Monforte: los Mira. Es poco después cuando llegan a Novelda Thomás Mira y Pere Mira, probablemente primos lejanos y nacidos en Castalla (1540 y 1550). Sabemos que la mujer y la cuñada de Thomás Mira eran de Alcoy, como los Abad, y que esta última se apellidaba Santonja, como el padre de Cosme, lo que nos permite relacionar a las dos poderosas familias. De Thomás y Pere Mira, pero sobre todo de Thomás, desciende la casi totalidad de los apellidos Mira que hay en Novelda. Finalmente, los dos primos acabaron patrocinando sendas capillas de la iglesia de San Pedro; Thomás la de Sant Vicent y Pere de la de Sant Josep. Pere se casa en 1573 con Gerónima Mira, también de Castalla, y lo hace en la misma capilla de Sant Josep que patrocina, a pesar de que la iglesia todavía está en construcción. Thomás se casará un año después con Andolça Mira, también de Castalla, pero en Santa María, la antigua mezquita que hoy es San Felip, lo que indicaría que la capilla de Sant Vicent no estaba terminada.



Se trata, por tanto, de un linaje poderoso de la zona, por no decir de la Gobernación de Orihuela, pues disponemos de información que nos muestra a los familiares de Thomás i Pere ocupando cargos de relevancia; retores, familiares del Santo Oficio en Murcia, comisarios del Santo Oficio en Elda, hijas casadas con “ciudadanos” de Alicante, es decir patricios, e incluso comisarios del Santo Oficio en Murcia, ni más ni menos, y ello tiene lugar por toda la región, pues se establecen en Alicante, Murcia, Alcoy, Bocairent, Castalla, Agost, Sant Joan, Mutxamel, Monforte, indicios que muestran la relevancia del linaje. Y también sabemos de su potencia económica, pues el patrocinio de las capillas le supuso a cada uno el desembolso de 52 libras aragonesas. ¿Qué si era mucha pasta? Para comparar, diremos que, por entonces, la Universidad de Barcelona tenía un presupuesto de 1.200 libras para sueldos del profesorado, luego poco no era.


Por lo tanto, podemos decir que la Plaza Mayor, con San Pedro al fondo rodeada de andamios, sería testigo de varios encuentros entre Cosme Abad, Damià Cantó y los primos Mira, encuentros que serían las primeras de las innumerables interacciones que, desde entonces y hasta ahora, se producirán entre los Abad, los Cantó y los Mira que les sucedieron, y que no fueron pocos, pues estamos ante tres de los apellidos más extendidos en nuestra ciudad.


Pero además, y es otra prueba de su relevancia, el árbol genealógico de los Mira fue trabajado ya en el siglo XVII por Maisán Mira i Mira, y éste árbol ha llegado al archivo parroquial de San Pedro, lo que nos permite retrotraer el linaje de los Mira hasta principios del siglo XV. Lamentablemente, este árbol no nos dirá a qué se dedicaba cada uno, pero sí nos permitirá conocer el entorno en el que vivieron.


El principio del siglo XV sigue azotado por las crisis que diezmaron la población española del siglo anterior, un siglo plagado de guerras y, especialmente, virulentas epidemias de peste. No será hasta mediados de siglo cuando comience una cierta recuperación. En ese momento, el rígido orden feudal que dividía la población en tres brazos (nobleza, clero y pueblo) hace ya tiempo que ha saltado por los aires, y dentro de cada clase se pueden percibir grandes desigualdades. Por ejemplo, en lo que se conocía como pueblo han aparecido los terratenientes, los grandes comerciantes y los financieros, individuos que son ahora más ricos que muchos nobles y que dominan una nueva esfera de poder que no ha dejado de crecer en los últimos dos siglos: las ciudades. Y de todas las ciudades hay una que, menos afectada que las demás, conocerá un fulgurante desarrollo y vivirá su edad de oro durante el siglo XV: la ciudad de Valencia. En Valencia se concentrarán uno de cada tres habitantes del reino, por lo que, en este siglo, hablar de Valencia es hablar del Reino de Valencia.


Sabemos que alrededor de 1400 Juan Mira se casa con Benita Pellicer, y que de ese matrimonio nacerá Juan Mira Pellicer, en 1405. En esta época, Valencia toma el testigo de Barcelona como ciudad más importante de la Corona de Aragón, pues Cataluña llegó a perder el 40% de su población. Es el momento en que se construye el Palau de la Generalitat (1416) y se termina el Micalet (1429). Aquí vive Vicente Ferrer, futuro santo, un prestigioso fraile dominico que tendrá un papel determinante en la llegada de los Trastámara a la Corona de Aragón (Compromiso de Caspe, 1416). Juan Mira Pellicer se casará con Ysabel Serrano en 1432, de la que tendrá un hijo, Aparicio Mira Serrano (1435). Por entonces, la nobleza valenciana ya ha alcanzado un inmenso poder, como lo demuestra el hecho de que uno de sus componentes, Alfons Borja i Cavanilles, será proclamado papa con el nombre de Calixto III (1455-1458).


Aparicio Mira también vivió el momento de oro de la literatura valenciana, pues sabemos que se casa en 1460, justo cuando Joanot Martorell comienza a escribir el Titant Lo Blanc. Y también conocería la obra de Ausias March, pues ya circulaba la primera recopilación de sus poemas (1439). Y la de Sor Isabel de Villena, la primera poetisa conocida que escribe en lengua catalana, nacida en 1430 y que llegó a ser abadesa del convento de las clarisas de Valencia. Probablemente también tuvo noticias de un hecho trascendental que tuvo lugar en 1474; la llegada de la imprenta a la Corona de Aragón, con el primer libro impreso realizado en la imprenta del comerciante alemán Jacobo Vitzlán.


De este matrimonio nacerá Bartolomé Mira (1465), el bisabuelo del Thomas que cien años después llegará a Novelda. Bartolomé vive el momento cumbre del Reino de Valencia: la capital, el Cap i Casal, alcanza los 70.000 habitantes y es la mayor ciudad de la península ibérica, muy por encima de Sevilla, Granada, Barcelona o Lisboa, situándose al nivel de Génova, Roma, Londres o Gante. Cada día, decenas de barcos cargan y descargan mercancías provenientes y con destino a los lugares más remotos del mundo conocido. Magníficas pruebas de esa época son la Llotja de la Seda (o dels Mercaders, 1483) y el Palacio de los Borgia (1485, hoy sede de Les Corts Valencianes), edificio que es considerado el símbolo del poder patricio valenciano. Y otro noble valenciano, familiar de aquel Calixto III, vuelve a ser proclamado papa; se trata de Alejando Borja, el Papa Borja, proclamado como Alejandro VI en 1492.


Finalmente, y no menos importante, Valencia también es el centro financiero de España; es aquí donde acuden los Reyes Católicos a pedir dinero para sus guerras, y es aquí donde el banquero Luis de Santángel ofrece a la reina Isabel financiar el viaje de Colón en busca de las Indias (1483). Un hecho éste, el del descubrimiento, que, mira por donde, convertirá al Mediterráneo en un mar secundario, ya que el foco europeo girará hacia el Atlántico, iniciándose así el declive de Valencia en favor de Cádiz y Sevilla. En reconocimiento a la importancia de la ciudad, Fernando El Católico fundaría en 1502 la Universidad de Valencia, la primera universidad del sur de la península, más antigua que las de Alcalá de Henares y Granada, por ejemplo.


¿Qué fueron los Mira? ¿Con qué productos comerciaron? ¿En qué circuitos obtuvieron sus ganancias? Imposible saber si fueron terratenientes, comerciantes o financieros, siendo muy probable que realizaran las tres actividades en diferentes escalas. Pero lo que sí sabemos es una cosa; que Thomás i Pere Mira son el primer linaje noveldense pertenenciente a esa nueva clase social que asumirá el protagonismo en los siglos siguientes, un grupo social que más tarde bautizaremos con el nombre de burguesía. Una clase emprendedora que, desde entonces y hasta hoy, ha constituido la base del desarrollo económico de Novelda, como podemos comprobar con solo echar un vistazo a nuestro alrededor.

  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

LA HISTORIA CONTADA NOTICIA A NOTICIA

   ÚLTIMA MODIFICACIÓN

         31 OCTUBRE 2020

PRIMAVERA 1226