ITdQE? XVI: PASTOR.

Después de la expulsión de los moriscos, en octubre de 1609, Novelda es una villa fantasmal donde solo quedan 600 de los 2.800 habitantes que había antes de la expulsión. Novelda es un caso extremo de lo ocurrido en el Reino de Valencia, donde la medida supuso “solo” la pérdida del 30% de su población. En cualquier caso, casi al día siguiente de la expulsión comienza la actividad repobladora que el duque de Lerma, el todopoderoso valido y principal instigador del decreto, había prometido a los señores valencianos con el objeto de paliar el grave deterioro que el descenso de la población iba a producir en las rentas de sus propiedades.

 

Pero la repoblación que tiene lugar en los años siguientes supone un fracaso, aunque parcial: de los casi 22.000 traslados que se dan y de los que se conoce su procedencia, solo 1.275 provienen de fuera del reino, con lo que, en lugar de la repoblación prometida, estamos ante una redistribución de la población. Esta redistribución, además, supondrá una importante transformación en la densidad de habitantes del reino, pues los traslados tienden a concentrarse en las ciudades y núcleos más grandes, con lo que los pequeños señoríos verán como numerosas alquerías quedaban definitivamente abandonadas y sus tierras ya no volverán a producir rentas.

 

 

Novelda será una clara receptora de colonos durante los próximos años: hasta 228 nuevos repobladores llegarán en las dos primeras décadas del siglo XVII, al ritmo de uno al mes, siendo en este momento cuando llegan al pueblo la mayoría de los apellidos que iremos viendo en los siguientes capítulos. Efectivamente, apenas unos meses después de la expulsión, en marzo de 1610, ya tenemos noticias de un nuevo colono, pues Pedro Pastor se casa con Francisca Pinyol en la iglesia de San Pedro. De Pedro Pastor desconocemos su procedencia; solo sabemos que era hijo de Antonio Pastor y que debió nacer alrededor de 1582. También sabemos que llega con su hermano Luis, que también se casará en Novelda pero que no tiene hijos aquí.

 

Pedro Pastor y Francisca Pinyol tendrán su primer hijo en 1611, Antoni Pastor i Pinyol, que será el primer Pastor nacido en Novelda. Después tendrán ocho hijos más, con un total de cuatro varones y cinco mujeres. En sus primeros tiempos, esta familia Pastor emparentará con la familia Galvany de aquel entonces, que no son los ascendientes de los Galvañ de hoy. Tanto Antoni como su hermano Pedro (1615) se casarán con dos mujeres de ese apellido. De esta familia Pastor descienden la mayoría de los Pastor que hoy llevan este apellido en Novelda, aunque no todos, pues en los próximos doscientos años llegarán más de veinte nuevos colonos con ese apellido. En cualquier caso, solo cuatro ramas, aparte de la aquí citada, se mantienen en Novelda (tres llegadas poco después, también en el siglo XVII, y la otra en el XVIII), siendo la más numerosa la que hemos tratado aquí.

 

Decíamos que no sabemos de dónde procede Pedro Pastor, pero sí sabemos que su esposa, Francisca Pinyol, nació en Elche. Por lo tanto, es de esperar que el matrimonio mantuviese contactos con la ciudad de Francisca (y tal vez también de Pedro).

 

El Elche de principios del siglo XVII ha perdido un tercio de su población por la expulsión de los moriscos, por lo que se ha quedado con unos 4.000 habitantes. Es una de las cuatro ciudades más importantes de la gobernación, tras la capital Orihuela (12.000), Alicante (6.000) y Guardamar del Segura. Cada vez que Pedro y Francisca se desplazaran a la ciudad de las palmeras, posiblemente entrarían por la puerta del río, pues Elche es una ciudad amurallada cuyo principal bastión es el Palacio Señorial (Palacio de Altamira) y  que tiene torres y puertas distribuidas por sus murallas. Además de la del río, también tiene al sur la Puerta de Guardamar y al este la del camino de Alicante (donde está hoy la plaza Santa Isabel). La Torre de la Calahorra es otro importante bastión de lo que fue aquella muralla.

 

Elche todavía no tiene la actual Basílica de Santa María. En su lugar se alza una iglesia renacentista de mediados del siglo XV, que a su vez se construyó sobre la primera iglesia gótica levantada tras la reconquista de Jaume II, sobre 1306, que a su vez se construyó sobre la mezquita aljama (principal) de la época andalusí. También de principios del siglo XIV está la iglesia de El Salvador, aunque no es el tempo actual, pues este se construyó sobre el anterior durante el siglo XVIII:

 

La ciudad también tiene su morería, como el ravalet de Novelda. Esta morería se ha desarrollado alrededor de una alquería separada de la ciudad (actual barrio de El Raval) y ha quedado prácticamente deshabitada tras la expulsión de los moriscos. En ella, el obispo Josep Esteve, el mismo que visitó Novelda en 1595 y reprendió a las autoridades por el retraso en la construcción de la iglesia de San Pedro, acaba de inaugurar en 1602 la iglesia renacentista de San Juan, que debió ser de grandes dimensiones pero que no es la actual parroquia, ya que aquella fue destruida por un incendio unos meses antes del inicio de la guerra civil de 1936.

 

Elche pertenece a esa lista de ciudades españolas que, desde muy antiguo, apuntaban a convertirse a en un centro neurálgico de primer orden pero que vieron truncada su trayectoria con la invasión árabe, en la línea de lo que les ocurrió, por ejemplo, a Cartagena o a Tarragona, que tras la reconquista se vieron relegadas tras otras ciudades cercanas. Efectivamente, al igual que estas dos ciudades, Ílici, que entonces no se ubica al lado del Vinalopó sino en el poblado de L’Alcudia, es una importante ciudad de la península ibérica desde antes de la llegada de los romanos, y es con éstos con quien se convierte en la mayor ciudad entre Cartago Nova y Valentia. Tras la caída del imperio romano, Ílici atestigua su importancia siendo sede de un obispado visigótico, como también lo fueron Cartagena, Valencia y Tarragona, y con una gran basílica cuya planta hoy se puede admirar en el poblado arqueológico de L’Alcudia.

 

Pero con la invasión musulmana las cosas empezaron a cambiar. Para empezar, los conquistadores son reacios a vivir en el mismo lugar que los cristianos, con lo que se trasladan a la situación actual en el promontorio al lado del río Vinalopó, dónde construyen su alcázar, la medina (ciudad) y la mezquita aljama. Dada la importancia de este nuevo centro, el poblado de La Alcudia irá despoblándose poco a poco hasta quedar totalmente abandonado.

 

Finalmente, tras la reconquista por parte de Jaume II en 1296, la ciudad ya no recupera su obispado, muy probablemente porque la ciudad carece de una significativa población cristiana, se dispersaría tras el traslado y la pérdida de uso de la basílica de L’Alcudia. Elche quedará encuadrado en el obispado de Cartagena, que sí que se recupera, aunque a Cartagena le ocurre prácticamente lo mismo que a Elche, pues su obispado es trasladado a la nueva y flamante ciudad que construyeron los árabes, Murcia, en la que pronto se empezará a construir una nueva catedral.

 

Así, tras el Tratado de Elche de 1305, el que establece la frontera entre Castilla y Aragón en el río Segura, se da la paradoja de que las tierras al norte del río (aragonesas) dependen de la diócesis de Cartagena (castellana), con lo que empiezan las presiones para crear un nuevo obispado. Esta demanda tardará doscientos años en fructificar, con interminables pleitos, concesiones y anulaciones, hasta que finalmente, en 1565, se crea definitivamente el obispado, pero en lugar de restablecerse en Elche, que es donde estaba el obispado antes de la invasión musulmana, lo hace en Orihuela, ciudad que sí que mantuvo una importante comunidad cristiana durante su etapa musulmana y que ha sido la más activa en la reclamación del nuevo obisapdo (reclamación donde tendrá gran importancia el oriolano Fernando de Loaces, el influyente arzobispo de Valencia que llegar a ser patriarca de Antioquía).

 

Si Pedro y Francisca mantuvieron sus relaciones con Elche, decíamos, también tuvieron noticias de la decisión tomada por el consell de esa villa en el año 1609, poco antes de su boda y en el mismo año de la expulsión de los moriscos. Debido a los problemas financieros que estaba sufriendo la Cofradía de Nuestra Señora de la Asunción, el consell ha decidido encargarse de la organización y financiación de un auto sacramental que esa Cofradía realiza cada año en las fiestas de agosto. Se trata de un auto que representa la muerte y asunción de la Virgen y que ya por entonces es una tradición muy antigua.

 

Desde entonces y hasta hoy, las autoridades civiles se encargarán de la organización de el Misteri d’Elx, un auto sacramental de origen medieval que se representa todos los años los días 14 y 15 de agosto en la basílica de Santa María. Nadie sabe a ciencia cierta desde cuando se celebra El Misteri. Aunque se acepta la mitad del siglo XV como inicio de las representaciones, algunos lo adelantan hasta final del siglo XIV. En cualquier caso, el primer documento que lo cita data de inicios del siglo XVI, cuando en el testamento de la ilicitana Isabel Caro, redactado en 1523, se ceden algunos fondos para que se continuase con la representación de aquella “grandísima fiesta y solemnidad”.

 

En los próximos años, el consell de Elche librará una decisiva batalla para poder continuar con la representación de El Misteri, pues muy poco después, el obispado de Orihuela prohibió la representación de El Misteri dentro del templo, cumpliendo lo establecido en el Concilio de Treno, entre cuyas medidas reformadoras que buscaban mejorar la imagen de la iglesia católica se encontraba la prohibición de utilizar los templos para actos distintos de la celebración de misas y sacramentos. Al pueblo de Elche no le gustó nada esa prohibición, con lo que el consell recurrió la decisión a la Real Audiencia de Valencia. Comenzó así un largo proceso que finalizaó cuando, en 1632, el papa Urbano VIII emitió una bula autorizando la representación del auto en el interior de la iglesia. Cuarenta  años después, cuando se construye la actual basílica de Santa María, el diseño de la nueva iglesia tendrá en cuenta que en su interior se ha de representar el Misteri, con el resultado de ser una fusción de iglesia-teatro.

 

El Misteri d’Elx se ha representado ininterrumpidamente desde que se tienen noticias de su celebración.

 

En 2008, la Unesco lo inscribió en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

 

- - - - -

 

Volver al Inicio

 

 

 

Please reload

  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

La Historia contada noticia a noticia

   ÚLTIMA MODFIICACIÓN

           3 JUNIO 2020

INVIERNO 1224