ITdQE? XVII: BELDA.

Inmediatamente después de la expulsión de los moriscos valencianos, en octubre de 1609, se pone en marcha el esfuerzo repoblador que busca ocupar el vacío que han dejado los 130.000 habitantes expulsados. La repoblación es crítica para la nobleza valenciana, pues de la llegada de nuevos colonos depende el que puedan mantener sus ingresos, ya que dependen del cultivo de sus tierras por parte de los arrendatarios.


En este sentido, el instrumento utilizado por los señores para atraer a nuevos pobladores fue la emisión de las cartas de población, la denominada carta puebla. Una carta puebla funcionaba como con contrato de adhesión, al igual que los que firmamos hoy con la luz, el agua o el teléfono; en él, el barón de las tierras establecía qué condiciones debían cumplir aquellos colonos que estuvieran interesados en instalarse en las tierras de su propiedad.


Novelda publicará su Carta Puebla en 1611.




Y ese año, el mismo de la publicación de la Carta Puebla, aparece Baptiste Belda en Novelda, pues sabemos que se casa con Àngela Gomiel en abril de 1611 en la iglesia de San Pedro. Desconocemos la procedencia de Baptiste Belda, pero es muy probable que viniera de alguna localidad del sur de Valencia o norte de Alicante, posiblemente de la zona de Ontinyent. De Baptiste Belda provienen todos los Belda que hoy viven en Novelda, pues aunque posteriormente llegaron un par de colonos más con este apellido, ninguna de sus estirpes consiguió prosperar en el pueblo.


Del matrimonio de Baptiste Belda y Ángela Gomiel solo nos consta la existencia de un hijo; Martí Belda i Gomiel, nacido en 1613, quien sería el primer Belda nacido en Novelda. Martí se casaría en 1630 con Ysabel Martínez, con quien tendrá un hijo; Policarpi Belda Martínez, nacido en 1632. Posteriormente, en 1633, Martí se casará en segundas nupcias con Vicenta Pastor, hija de Pere Pastor, el primer pastor que llegó a Novelda poco antes, en 1610, proveniente de Elche. Martí y Vicenta tendrán diez hijos, comenzando aquí el crecimiento de la estirpe Belda.


Así, el matrimonio de Martí Belda y Vicenta Pastor supondría que han emparentado dos familias de colonos recién llegadas al pueblo; la proveniente de Pere Pastor y la que proviene de Baptiste Belda, con lo que ambas familias estarían sujetas a los términos establecidos en la Carta Puebla.


La Carta Puebla de Novelda es un documento extraordinario que nos permite conocer tanto las condiciones bajo las cuales vivían los nuevos colonos como los productos que por entonces se cultivaban en nuestra ciudad.


Así, conocemos que los nuevos pobladores deberán entregar parte de sus cosechas por dos conceptos: el primero es el omnipresente diezmo (el delme), el impuesto que todos los súbditos debían pagar a la iglesia y que supone el grueso de los ingresos eclesiásticos. El diezmo, como su nombre indica, suponía entregar la décima parte de los frutos cultivados a la iglesia. En Novelda, este pago se hacía en un lugar sito detrás de la iglesia de San Pedro, de aquí que la replaceta que hay allí todavía hoy se llame “Racò del Delme”.


El segundo impuesto era la parte del señor, la enfiteusis, que es el pago que recibe el señor a cambio de la cesión de la tierra. La Carta Pobla de Novelda la estableció en una quinta parte de la producción restante tras el diezmo. Por lo tanto, tenemos que los nuevos pobladores debían entregar el 35% de la producción bruta que obtuviesen de las tierras que cultivaban.


Estas obligaciones supusieron una carga muy gravosa para los nuevos colonos, y tiene su explicación en que los señores pretendían seguir recibiendo las mismas rentas que recibían cuando habitaban los moriscos, lo que provocó muchas quejas y pleitos que, con el paso del tiempo, consiguieron que las medidas se suavizaran.


Por ejemplo, nos consta un escrito redactado por las autoridades de Novelda donde se pedía una mejora de las condiciones. En dicho texto se cita a Ginés Miralles como síndico de Novelda, que es el primogénito de Ginés Miralles, el primer Miralles que llegó a Novelda en 1575.


No obstante, todavía en 1659 encontramos a las autoridades de Novelda remitiendo a los señores de la baronía una petición para que suavizaran las obligaciones de los campesinos, pues su situación económica no les permitía atender las obligaciones exigidas, lo que, por otra parte, nos indica que el forcejeo entre campesinos y señores fue constantes durante gran parte del siglo XVII.


La carta puebla también hace referencia a los productos que estaban sujetos a la misma, con lo que podemos conocer qué tipo de cultivos predominaban en Novelda al principio XVII. Así, sabemos que el producto más cultivado eran las uvas, que se comercializaban como pasas. Después se cultivaban higos, almendras, gorrobas, trigo y cebada.


Por otro lado, en lo que respecta a la corte, por esos años ha empezado a cambiar la suerte del duque de Lerma, el todopoderoso valido de Felipe III. Desde los primeros años de su valimiento, en torno al cambio de siglo, era notorio que el duque de Lerma estaba utilizando su poder para su propio enriquecimiento y el de sus allegados. Dichas críticas arreciaron fuertemente con la Tregua de los Doce Años, la que trataba a las provincias rebeldes como si fueran un estado independiente. Todo ello, unido al fracaso de la política de desempeño de la hacienda real que estaba llevando a cabo, terminó por debilitar su situación de tal manera que, en 1607, tres de los altos cargos colocados por él fueron arrestados: entre ellos estaba ni más ni menos que el mismo secretario de Estado, Pedro Franqueza, además de dos componentes de los consejos de Hacienda y de Portugal.

Lerma se inhibió en esta investigación, dejando que sus protegidos cayeran en desgracia. Pero el cambio de signo era ya patente en Madrid, donde las voces críticas con su poder empezaban a organizarse en torno a una facción que cada vez cobraba mayor protagonismo, una facción que, dicho sea de paso, estaba liderada por su propio hijo, el duque de Uceda, lo que demuestra a su vez hasta qué punto el entramado del duque de Lerma empezaba a tambalearse.

En la órbita de esta oposición que está aglutinándose en torno al duque de Uceda se encuentra un personaje que cada vez tendrá más relevancia. Se trata de don Baltasar de Zúñiga, personaje que ha ocupado los puestos de embajador en lugares claves como Bruselas, Paris y Praga, y del que debemos saber que es tío de don Gaspar Guzmán y Pimentel, quién más tarde pasará a la historia como el conde-duque de Olivares.

- - - - -

Volver al Inicio

  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

LA HISTORIA CONTADA NOTICIA A NOTICIA

   ÚLTIMA MODIFICACIÓN

         26 OCTUBRE 2020

PRIMAVERA 1226