La Medición del Grado de Meridiano

 

 En 1687, Isaac Newton publicó su libro “Philosophiæ naturalis principia mathematica” (Principios Matemáticos de la Filosofía Natural), comúnmente conocido como los Principia, una obra fundamental en la historia de la ciencia donde enuncia ...las leyes del movimiento (Leyes de la Dinámica) y de las cuales dedujo el extraordinario descubrimiento de la Gravitación Universal.

 

Una de las consecuencias de estas leyes fue la teoría, enunciada por el propio Newton, de que, en base a su movimiento rotacional, la tierra debía estar achatada por los polos.

 

En 1734, la Real Academia de las Ciencias francesa encargó dos expediciones para comprobar si la teoría Newton era cierta. El experimento consistía en medir un grado de meridiano terrestre cerca del ecuador y otro cerca del polo norte. Si el primero era mayor que el segundo, Newton tendría razón, mientras que si eran iguales la Tierra sería una esfera perfecta (ver dibujo adjunto).

Para medir el grado en el ecuador se eligió el Virreinato del Perú. Dado que era tierra española, Luis XV pidió permiso a su primo Felipe V, mientras que la Real Academia solicitaba que dos de sus mejores científicos les acompañarles en la expedición, que estaba presidida por el famoso geógrafo Jean Marie de La Condomine.

 

Los elegidos fueron Jorge Juan y Antonio de Ulloa. La expedición se prolongó de 1735 a 1744, y a su regreso Jorge Juan, adelantándose en cuatro años a los franceses, publicó sus resultados en el libro “Observaciones Astronómicas y Phisicas (...) en los Reinos del Perú” donde, con un extraordinario dominio del cálculo infinitesimal, realizó la más exacta de las mediciones que se hicieron.

 

El trabajó le reportó gran prestigio internacional, que culminó con su ingreso en las más prestigiosas reales academias de ciencias del momento, como la francesa, la Royal Society o la berlinesa.

 

En base a esta exacta medición, en 1795 la Academia francesa creaba el metro como unidad de longitud e implantaba el sistema métrico decimal.

 

Su éxito también atrajo el interés del Marqués de La Ensenada, secretario de estado de Fernando VI; quién la encargó la modernización de la armada española.

 

Al final de su vida, en 1771, recogería todos sus conocimientos y experiencias en la obra maestra “Examen Marítimo”, considerada una obra cumbre de la arquitectura naval.


Jorge Juan tuvo problemas con la iglesia católica para publicar el “Examen Marítimo”, ya que el libro utilizaba ampliamente las matemáticas de Newton, cuyas teorías, aunque no fueron prohibidas como la de Galileo, nunca gozaron del agrado de los inquisidores.

 

- - - - -

 

Volver al inicio

 

  

Please reload

  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

La Historia contada noticia a noticia

   ÚLTIMA MODIFICACIÓN

         30 AGOSTO 2020

OTOÑO 1224