Batalla de Alcántara

El 25 de agosto de 1580 tuvo lugar la batalla de Alcántara. Al mando del gran duque de Alba, las tropas de Felipe II derrotan a las portuguesas y se inicia la incorporación de Portugal a la monarquía hispánica. Dos años antes, en 1578, se había producido la separación de Monóvar del señorío de los Maça de Liçana. Poco después, en 1585, llegaron a #Novelda los hermanos Gaspar, Joan i Ferrán Pérez, provenientes de Moixent y de quienes descienden la mayoría de los Pérez que hoy viven en Novelda.

Tras la muerte sin descendencia de Sebatián I de Portugal, en 1578, las cortes proclaman rey a su tío-abuelo Enrique. Todo legal, pero con un pequeño problema; Enrique era cardenal de la Iglesia Católica. Felipe II, que era hijo del emperador Carlos y de Isabel de Portugal, vio claramente la oportunidad de sumar un nuevo reino a su monarquía, y cuando el cardenal solicitó a la Santa Sede permiso para dejar la curia y tener descendencia, ésta, presionada por el monarca español, se lo denegó.

Enrique gobernaría como Enrique I El Casto, y a su muerte, en 1580, el país comenzaría un debate legal sobre quién debería ser el nuevo rey. Felipe II, que era el tercer candidato en la línea de sucesión, supo que los portugueses no estaban por la labor de perder su independencia, con lo que decidió no esperar y procedió a la inmediata invasión del país.

Las tropas del gran duque de Alba llegaron hasta Alcántara, una zona al sur de Lisboa donde esperaba el Prior de Crato, el pretendiente al trono que lideraba la resistencia a la monarquía católica. Aunque las tropas españolas eran inferiores en número (18.000 frente a 25.000 infantes), estaban compuestas básicamente por los expertos Tercios Viejos, mientras que las portuguesas las conformaban soldados menos adiestrados y muchos campesinos reclutados rápidamente y sin apenas entrenamiento.

Ocho meses después de la victoria, en marzo de 1581, Felipe II convocaba las cortes de Tomar y éstas, no sin antes recibir grandes garantías y privilegios, lo proclamaban rey con el nombre de Felipe I de Portugal.


Con la anexión de Portugal, la monarquía alcanza la mayor extensión territorial que ningún imperio ha alcanzado nunca, pues los territorios que se incorporan son extensísimos, comenzando por Brasil en América, siguiendo por las islas del Atlántico (Azores, Cabo Verde, Madeira) y costas africanas (Ceuta, Tánger, Guinea, Angola, Mozambique) y terminando con las colonias asiáticas (Ormuz en el golfo pésico, Calcuta en la India, Macao y Formosa en China o las Molucas y Timor en Polinesia). Y todo esto se añade a los territorios que ya tiene España, es decir; la península ibérica, los dominios de Europa (Países Bajos, el Franco Condado, El Milanesado, Sicilia, Nápoles, Cerdeña), las posesiones de África (Melilla, Orán, Islas Canarias) y todos los territorios americanos desde la línea California -Texas - La Florida hasta la Antártida. Faltan palabras para describir esta vastísima extensión de tierras.

Portugal perteneció a la monarquía hispánica hasta 1640, cuando aprovechando la debilidad hispana en la guerra con Francia, se rebeló y declaró su independencia.

En aquellos tiempos, en nuestra tierra, llegaba al final el pleito sucesorio que arrastraba el señorío de los Maça desde que en 1543 muriese sin descendencia Joan Maça de Liçana El Legitimitat, hijo extramatrimonial de Pere Maça El Modern.

Como vimos en el capítulo de los Pérez, tras la muerte de El Legitimitat son tres las partes que reclaman el señorío; la madre de El Legitimitat, que era una vasalla de su padre; don Fadrique de Portugal (en nombre de la esposa de su padre, el Modern) y la hermana de El Modern y tía de El Legitimitat, doña Brianda Maça de Liçana. L cuestión no se resolverá hasta treinta años después, cuando el señorío de los Maça es desmembrado entre las tres partes: la familia de la madre se quedará Novelda, Moixent i el Castillo de la Mola; los primos de doña Brianda, los Lladró de Vilanova, se quedarán con Llutjent, Quatretonda, Pinet y La Font de la Figuera, mientras que a los descendientes de don Fadrique se les adjudicará Monóvar, El Pinós y Chinorla.

Alcántara es hoy un barrio de Lisboa situado en la ribera del Tajo. En 1953 se construyó el largo puente colgante que se bautizó como Puente Salazar, en honor del dictador que lo mandó construir. Tras la Rebelión de los Claveles en 1974 pasó a denominarse Puente 25 de Abril, y se ha convertido en el icono de Lisboa. De origen portuario e industrial, el distrito se ha ido llenando de pubs, discotecas y lofts de lujo, convirtiéndose en una importante zona de ocio de la capital portuguesa.



- - - - -

Volver al inicio



  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

LA HISTORIA CONTADA NOTICIA A NOTICIA

   ÚLTIMA MODIFICACIÓN

         28 OCTUBRE 2020

PRIMAVERA 1226