Germanías: tropas reales toman Valencia y ejecutan a Vicent Peris

El 4 de marzo de 1522, las tropas del virrey entran en Valencia y ejecutan al líder de la revuelta Vicent Peris. El señor de Novelda, por entonces Pere Maça El Modern, jugó un importante papel en la victoria contra els agemanats.

 

La revuelta de las Germanías fue una rebelión de las clases medias y bajas (artesanos, mercadares, agricultores,…) contra la nobleza gobernante  en protesta por haber quedado excluidos de las mejoras económicas del final de la Edad Media. Esta rebelión, que en nuestra tierra estalla en 1519, es una más de las que por entonces sacuden las estructuras socio-económicos de la Europa tardofeudal.

 

Con la aparición de la peste en 1519, la nobleza urbana abandonó la ciudad rumbo a sus posesiones en el campo. Ello creó un vació de poder que fue aprovechado por los gremios para modificar el Jurado, el órgano de gobierno de la ciudad, hasta entonces copado por la alta nobleza y ajeno a las demandas de menestrales y artesanos. Fue entonces cuando se crea la Junta dels Tretze, a imagen de la ciudad de Venecia, y alrededor de la cual se organizan les germanies, los cuerpos armados de cada uno de los gremios.

 

Los siguientes meses trascurren entre tiras y aflojas entre agermanats y nobles, hasta que el rey, posiblemente afectado por la revuelta de las Comunidades de Castilla, termina con su indecisión y se pone definitivamente del lado de los nobles, dando así comienzo, en junio de 1521, la guerra de Les Germanies.

 

 En esta guerra, el señor de Novelda, que ya hemos dicho que era Pere Maça El Modern, colaborará con el señor de Albatera, Raimon de Rocafull, para reclutar tropas de la Governación de Orihuela, ciudad que consiguió levantar un contingente de tropas que se dirigió hacia Albatera. Pero la ciudad del Bajo Segura resistió su ataque, y cuando los oriolanos conocieron que en Novelda se estaba concentrando un ejército para atacar Orihuela decidieron abandonar el cerco y disolverse.

 

Pere Meça se unió al marqués de los Vélez, llegado para reforzar a las tropas de la nobleza, y derrotó a los agermanats de Orihuela, donde luchó Vicent Peris, el 29 de agosto, con lo que caía la capital de la Gobernación y con ella las ciudades de Elche y Alicante.

 

La victoria de Orihuela fue decisiva, ya que después de ella no se dan choques de importancia hasta la rendición de la misma capital del reino, Valencia, en marzo del año siguiente. Durante ese período, de septiembre a febrero de 1522, el líder revolucionario Vicent Peris consigue llegar a Xátiva, y desde allí vuelve a entrar en Valencia, pero sus antiguos compañeros ya no le apoyan.

 

Valencia, abatida y sin fuerzas, se rendirá a las tropas del virrey, quien entro la ciudad el 4 de marzo de 1522. Vicent Peris fue detenido, juzgado y descuartizado. La guerra de las Germanías se fue reduciendo a asaltos y saqueos de fincas nobles en la comarca de l’Horta de Valencia, hasta que finalmente acabó con la caída de Xátiva i Alzira en los primeros día de diciembre.

 

Las Germanias también tuvieron otros grandes perdedores: los mudéjares. Los musulmanes del reino fueron hostigados por los rebeldes y fueron obligados a convertirse al cristianismo por los agermants, y lo que es peor, acabada la guerra Carlos I dio validez a esas conversiones (1525), lo que provocó el alzamiento de una parte de la población mudéjar. Con su conversión, desaparecieron los mudéjares del Reino de Valencia, pues éste ya no tenía oficialmente habitantes musulmanes, que en lo sucesivo fueron llamados moriscos.

 

Había nacido el problema morisco, el de los conversos que seguían practicando la fe musulmana a escondidas, y que no se resolvería hasta su trágica expulsión menos de un siglo después, en 1609.

 

- - - - -

 

Volver al inicio

Please reload

  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

La Historia contada noticia a noticia

   ÚLTIMA MODIFICACIÓN

           6 JULIO 2020

PRIMAVERA 1224