El emperador debe reconocer al papa Alejandro III

PRIMAVERA, 1165. Con la mayoría de los reinos cristianos apoyando a Alejandro III, la postura del emperador Federico I Barbarroja de reconocer al anti-papa Víctor IV y hacerse coronar por él solo puede llevar a un enfrentamiento dentro de la cristiandad.


Podemos estar de acuerdo en las teoría conciliaristas defendidas por la facción pro-imperial de la curia, frente a las teocráticas de la facción pro-romana, pero ante una oposición tan formidable el emperador debería ceder y reconocer a Alejandro III como cabeza de la cristiandad.



Relacionados

----------------


Sección OPINIÓN / ANÁLISIS


¿Qué pasó después?

¡NO TE PIERDAS NINGUNA NOTICIA!

Suscríbete a nuestra lista de correo y recibirás un mail con todas las noticias de la semana tan pronto como se publiquen en la web.