Enrique II Plantagenet se declara señor de Irlanda


DUBLÍN, 1172- La oportunidad apareció cuando el rey de Leinster, Dermot McMurrough, fue derrocado por una revuelta auspiciada desde el reino de Dublín. Para recuperar su reino, McMurrough pidió ayuda a Enrique II Plantagenet, quien le facilitó un ejército de mercenarios normandos al mando de Robert FitzStephen.


Los caballeros normandos fueron llegaron al puerto de Wexford durante varios días, hasta que se concentró una fuerza de treinta caballeros y más de 500 soldados. La campaña fue difícil y cruenta, ya que los irlandeses de Osraige casi consiguen expulsar a los normandos mediante el uso de tácticas de guerrilla. Sin embargo, acabaron subestimando a la fuerza de FitzStephen y le presentaron batalla en campo abierto, donde fueron derrotados.


Cuando las tropas se disponían a conquistar Dublín, Dermont McMurrough llegó a un acuerdo con el rey Diarmunt, quien se casó con su hija Eva La Roja. Pero Enrique II, temeroso de que se creara una dinastía irlandesa dominante, se presentó en la isla y evitó la coronación de McMurrough. En su lugar, se hizo aclamar señor de Irlanda en una asamblea de nobles celebrada en Dublín. Con esta conquista, Enrique II incorpora Irlanda a su ya extensísimo imperio angevino, lo que le convierte en uno de los señores más poderosos de la Cristinadad.


Durante siglos, McMurrough ha dado imagen a la figura del traidor irlandés que permitió a los ingleses conquistar Irlanda.


En estos momentos, la Catedral de San Patricio todavía es un edificio de madera heredero del construido en el siglo V junto a un pozo del que se dice bebió San Patricio. Pero poco después, sobre 1191-1200 comenzarán las obras de la iglesia en piedra que hoy se puede admirar.

IMAGEN SUPERIOR: MAQUETA DEL DUBLIN MEDIEVAL

Relacionados

------------------

Noticias de INGLATERRA

¿Qué pasó después?

¡NO TE PIERDAS NINGUNA NOTICIA!

Suscríbete a nuestra lista de correo y recibirás un mail con todas las noticias de la semana tan pronto como se publiquen en la web.