Terremoto geopolítico en Tierra Santa

JERUSALÉN, otoño 1177. Los ecos del fracaso de la Segunda Cruzada (1144-1148) no solo ne se apagan, sino que se han recrudecido con tres importantes batallas en menos de una década. ¿El motivo?: el ascenso de dos líderes extraordinarios, Manuel I Commeno, emperador binzantino, y Saladino, sultán de Egipto y Siria.


Manuel I tal vez sea el único emperador-caballero al estilo latino-occidental que ha tenido Bizancio. Es por ello que ayudó y asistió a los cruzados de la Segunda Cristiana, incluso a aquellos que lo engañaron y atacaron, como el polémico Reinado de Chatillón. Desde entonces, tras la pérdida del condado de Edesa en manos de los turcos selyúcidas, en su mente siempre ha estado la idea de derrotar a los musulmanes. Por su lado, Saladino, que gobierna sobre un extenso territorio que va de Egipto a Siria, se ha convertido en la esperanza de los musulmanes para recuperar las ciudad santa de Jerusalén que tan ignominiosamente perdieron durante la Primera Cruzada, en 1099.


Asi es como se ha creado el caldo de cultivo para la explosión de nuevas tensiones;. Primero fue Manuel I Commeno quien en 1169, imbuido de ferviente espíritu cruzado, se decidió ni más ni menos que por invadir Egipto, donde el emperador bizantino fue derrotado por Saladino. Poco después, en 1176, el mismo Manuel I se decidió por expulsar a los selyúcidas de Iconio, para amenazar así el coidiciado condado de Edesa, pero también fue derrotado por los ascendientes turcos. Y ahora, finalmente, Saladino se ha lanzado a la conquista de Jerusalén, pero también ha sido derrotado, esta vez sorpresivamente, por el rey de Jerusalén, Baldunio I, el Rey Leprosos.


El coste en dinero y hombres de estas acciones ha sido muy alto, sin duda, pero todavía esta por ver cómo ha afectado a cada uno de los intervinientes. Parece ser que el más afectado es Manuel I Commeno, cuyas dos fallidas expediciones le han sumido en una fuerte depresión, mientras que de los turcos de Rum trasciende poca información. Por su parte, Balduino se ha situado como líder de la región, aunque sus escasos recursos y la forma en que ha derrotado a Saladino (una emboscada) no no permiten confiar excesivamente en la superioridad de su ejército, aunque sí en la motivación de sus guerreros. Finalmente de Saladino, aunque ha sufrido una grave derrota, se espera una relativa recuperación, dada la gran extensión de sus dominios y los recursos de ellas extraídos, con lo que es de esperar nuevas acciones como las hasta ahora contempladas. Seguiremos con el foco puesto en esta región.

Relacionados

.....................

Balduino de Jerusalén soprende a todos y derrota a Saladino

Los turcos derrotan al emperador Bizantino en Miriocéfalo

Sección OPINIÓN

Noticias de ASIA

¿Qué pasó después?

  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

LA HISTORIA CONTADA NOTICIA A NOTICIA

   ÚLTIMA MODIFICACIÓN

       4 DICIEMBRE 2020

INVIERNO 1228