Una expedición al mando del arzobispo de Toledo saquea las inmediaciones de Sevilla


​TOLEDO, primavera 1194. El arzobispo de Toledo, Martín López de Pisuerga, ha liderado con gran éxito una expedición militar contra los almohades, llegando a plantarse ante la misma capital sevillana. El ejército castellano estaba compuesto por los huestes del arzobispado (uno de los señoríos más importantes de Castilla) más las tropas de la orden de Calatrava, los caballeros a quienes Alfonso VIII había encomendado la defensa sur contra los almohades.


La expedición salió de Toledo, pasó por Calatrava y se adentró en Al-Ándalus atacando las tierras de Jaén y Córdoba para, con posterioridad, adentrarse hasta la misma Sevilla, donde saqueó sus huertas y alquerías. Doce años después de que Alfonso VIII realizará una de las más sonadas y destructivas razzias contra Córdoba, uno de sus más altos consejeros y jefe militar ha reeditado la acción, volviendo a mostrar al mundo la potencia con que actúan los militares castellanos.


Y así lo han percibido el resto de reinos peninsulares, que asisten impotentes a la demostración de fuerza castellana mientras son incapaces de ponerse de acuerdo para frenar a Alfonso VIII, como ocurrió con el triste destino de la Liga de Huesca, aquella coalición que iba a detener al rey castellano y que apenas duró un par de año sin ningún éxito significativo.


Pero el que sí que ha tomada nota claramente ha sido el califa de Marrakech, Yaqub al-Mansur, quien ha dicho basta y ha ordenado a sus generales que dirijan el ejército almohade contra Alfonso VIII. Por su parte, el rey castellano ya está tomando medidas ante la esperada reacción de los almohades; en primer lugar, ha ordenado que se acelere la construcción de las fortificaciones de Alarcos, ubicada cerca de Calatrava y cuyo objetivo será la defensa de la frontera; y en segundo lugar ha enviado emisarios a todas las cancillerías de Hispania para crear una gran coalición que infrinja una derrota decisiva al ejército africano que se está organizando en el Magreb. Al parece, la invitación ha sido bien recibida y todos ellos están ordenando levas para luchar junto a Castilla contra los almohades. En Hispania ya todos hablan de la gran confrontación que se avecina.


IMAGEN SUPERIOR: CABALLEROS DE LA ORDEN DE CALATRAVA,

DEL MANUSCRITO CANTIGAS DE SANTA MARÍA,

Relacionados

---------------

El fracaso almohade estimula la ambición de Castilla

Alfonso VIII sitia Córdaba en una gran demostración de fuerza

OPINIÓN: Alfonso VIII asusta a sus vecinos

Noticias de CASTILLA

Noticias de HISPANIA

¿Que pasó después?

  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

LA HISTORIA CONTADA NOTICIA A NOTICIA

   ÚLTIMA MODIFICACIÓN

     30 NOVIEMBRE 2020

OTOÑO  1227