Desde Xátiva, el papel se introduce en la Cristiandad



XÁTIVA, invierno 1209. La calidad del papel elaborado en Xátiva, donde está documentada la fábrica más antigua de Europa, es ampliamente reconocida en todo el Islam, como lo atestigua la creciente demanda de los principales focos culturales del Mediterráneo, especialmente El Cairo y Bagdad. Desde Xátiva, el papel se introducirá poco a poco en Europa, especialmente a través de la ruta Túnez-Sicilia-Italia.


En cualquier caso, no es previsible que el dominio del pergamino se vea amenazado a corto plazo, ya que el papel es considerado de menor calidad y su uso menos prestigioso, aunque eso sí, mucho más barato de elaborar; hasta seis veces menos.


Desde la antigüedad, el pergamino es el soporte preferido de los escribas y escritores de las grandes civilizaciones debido a su capacidad de resistencia y conservación, pues está fabricado con pieles de animales. Efectivamente, para la elaboración del pergamino se utiliza preferentemente piel de carnero u oveja. Su tratado comienza con la eliminación de la epidermis, lo que se consigue sumergiéndolo en cal y con el posterior raspado. A continuación la piel es sometida al proceso propiamente llamado de pergaminaje, que consiste en el estirado y secado de la piel, un proceso que se repite varias veces hasta que se consigue el grueso deseado y la desaparición total de arrugas y pliegues. Durante la Edad Media, el pergamino se elabora en los mismos centros donde se usa, siendo los scriptorium de los conventos los centros productores más conocidos. Su maleabilidad y resistencia hacen posible que las diferentes hojas puedan ser unidas por una gran variedad de hilos y cierres, lo que ha permitido la gran expansión del códice durante los últimos siglos. Cuanto más joven sea el animal y más blanca su piel, mejor será la calidad del pergamino.


El papel, en realidad, fue elaborado por primera vez en China en el siglo I, pero los emperadores guardaron celosamente su secreto. No fue hasta mediados del siglo VIII cuando, tras la victoria de Samarkanda (751), los árabes capturaron a especialistas chinos y se hicieron con el secreto de su fabricación. Es en ese momento cuando su uso comienza a extenderse por todo el Islam.


El papel se elabora con una pasta que se obtiene de triturar trapos viejos hechos con fibra vegetal, principalmente lino y cáñamo. Estos productos se trituran o muelen en las piedras de los molinos, la gran máquina que recoge la última tecnología de la Edad Media. A continuación se le añade una sustancia para darle consistencia, generalmente almidón, aunque también se usa goma árabe u otras sustancias adhesivas. La fase final la componen el tensado, alisado y secado. Se trata, pues, de un proceso más sencillo que el del pergamino, y que además se puede industrializar con la aplicación del molino.


El papel debió llegar a la península ibérica algo después de la invasión musulmana, pues su uso está documentado durante los tiempos del califato, lo cual, por otra parte, es coherente con la importancia que alcanzaron los centros culturales de Córdoba y Toledo. En cualquier caso, la primera fábrica documentada es la de Xátiva, ciudad con importantes recursos hidráulicos y donde se cultivaba lino abundantemente. Así lo recoge el geógrafo Al-Idrisi en su crónica de viajes realizada alrededor de 1150 (en la que también conoció el Castillo de la Mola de Novelda) y donde ya alababa la calidad del papel elaborado en la ciudad setabense, algo confirmado con posterioridad cuando Jaume I conquistó la ciudad y otorgó su protección a la famosa fábrica en ella ubicada. A partir de entonces, la corona de Aragón será el principal centro productor de Europa hasta el siglo siguiente, cuando la calidad del papel elaborado en Italia superará al producido en el reino de Valencia. Actualmente, la industria de papel y cartonajes de la comarca de Xátiva es una de las más importantes de España.


El pergamino seguirá siendo el soporte preferido durante siglos, y no será definitivamente superado por el papel hasta la llegada de la imprenta, cuando los editores de libros lo preferirán por su mayor maleabilidad y menor coste.

IMAGEN SUPERIOR: MINIATURA DE UN TALLER DE PAPEL ANDALUSÍ

Relacionados

----------------

Lo último en tecnología punta; el molino

Al Idrisi conoció el castillo de La Mola

Sección de ECONOMÍA E INNOVACIÓN

¿Qué pasó después?

  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

LA HISTORIA CONTADA NOTICIA A NOTICIA

   ÚLTIMA MODIFICACIÓN

       4 DICIEMBRE 2020

INVIERNO 1228