El cierre de Oxford impulsa las escuelas de Cambridge



CAMBRDIGE, otoño 1209. Las autoridades se han visto incapaces de controlar los disturbios entre la comunidad y los estudiantes que han azotado la ciudad de Oxford, y han acabado por decretar la suspensión de la enseñanza y el cierre de la universidad. Ello ha provocado la diáspora de sus profesores y estudiantes, quienes han elegido otros centros para proseguir sus carreras. Entre sus principales destinos están la famosa universidad de París o las escuelas episcopales de Reading. Pero donde más se ha notado su llegada ha sido en la ciudad de Cambridge.


Los incidentes comenzaron después de que las autoridades municipales condenaran a morir en la horca a dos estudiantes acusados de la muerte de una mujer. Desde el momento de su detención, la comunidad de estudiantes exigió que los acusados fueran juzgados por los tribunales eclesiásticos en lugar de los civiles, como mandaba la tradición. Pero las pésimas relaciones entre el reino y la iglesia, con el rey Juan I excomulgado y sus reinos puestos en interdicto por no aceptar el nombramiento de Stephen Langton como arzobispo de Canterbury, afectaron directamente al proceso y los estudiantes fueron condenados en base a las leyes de la ciudad. Desde entonces, las venganzas, reyertas y enfrentamientos entre estudiantes y miembros de la comunidad no han hecho más que multiplicarse, lo que ha devenido en el cierre de la universidad y la suspensión la enseñanza.


En puridad, la universidad de Oxford no será reconocida como tal hasta 1231, cuando reciba el reconocimiento de universitas por parte de Enrique III. Pero está fuera de toda duda que Oxford fue el primer y principal foco de enseñanza superior en Inglaterra, lo que se denominaba studium generale, desde mediados del siglo XII si no antes, pues hay indicios de que a finales del siglo XI, en 1096, ya había un monasterio con su scrpitorum donde se impartía enseñanza. Pero el impulso determinante tuvo lugar en 1167, cuando el rey Enrique II, en su enfrentamiento con el papa Alejandro III que acabó con el asesinato del arzobispo Thomas Becket, prohibió a los estudiantes estudiar en el extranjero y ordenó el regresó de todos los que se encontraban en París. Oxford fue la gran beneficiada de esta decisión. Así, en 1201 ya existía un canciller que representaba y dirigía la comunidad de estudiantes.


Ahora, 42 años después de aquella decisión, el patrón se vuelve a repetir; un problema político, en este caso el enfrentamiento iglesia-reino, acaba por apartar a estudiantes y profesores de una universidad de prestigio (Oxford) y beneficia a un centro hasta entonces menor, como son las escuelas de Cambridge. Cuando años después los estudios fueron restituidos en Oxford, mucho de los estudiantes y profesores emigrados habían arraigado en esta ciudad y ya no volvieron a la antigua universidad: se había creado el embrión de la universidad de Cambridge, que recibiría su reconocimiento como universitas la mismo tiempo que Oxford, en 1231. Cambridge y Oxford son las dos universidades más antiguas y más prestigiosas de Inglaterra, una antigüedad que a lo largo de los siglos ha creado un entramado de competencia y colaboración que muchos han dado en llamar Oxbridge.


Si bien se acepta una explicación sobre los motivos por los cuales la mayoría de los estudiantes eligieron Cambridge (básicamente era sede de un obispado y el prestigio de sus escuelas episcopales era alto), los expertos no acaben de ponerse de acuerdo sobre la gran pregunta: ¿Por qué la primera universidad inglesa nació en Oxford y no en Londres? A principios del siglo XII, Oxford es solo una más de las muchas ciudades-mercado que aparecen en ese momento por toda la Cristiandad, pero ni siquiera es sede episcopal, con lo que no cuenta con las usuales escuelas episcopales que suelen ser el embrión de las universidades del momento. Sin duda, el monasterio alrededor del cual creció la ciudad debió ser reconocido por sus scriptorium, pero esto también era muy usual en otros países, y sin embargo las universidades nacieron en las principales ciudades de cada reino. Así, todavía se siguen buscando explicaciones a la gran pregunta que nace entonces: ¿Por qué Oxford y no Londres?



IMAGEN SUPERIOR: PETERHOUSE COLLEGE (1281), ,

EL EDIFICIO MÁS ANTIGUO CONSERVADO EN LA UNIVERSIDAD DE CAMBRIDGE



Relacionados

----------------


Palencia, ciudad de estudiantes

Felipe II consolida (y controla) la universidad de París

Sección de ECONOMÍA E INNOVACIÓN


¿Qué pasó después en Inglaterra?

  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

LA HISTORIA CONTADA NOTICIA A NOTICIA

   ÚLTIMA MODIFICACIÓN

       4 DICIEMBRE 2020

INVIERNO 1228