El sah Mohamed II fracasa en su ataque a Bagdad


MONTES ZAGROS, invierno 1218. El ejército corasmio se ha visto incapaz de atravesar la cordillera de los Montes Zagros cuando se dirigía a conquistar Bagdad. Un violenta tormenta de nieve ha azotado a la expedición con el resultado de miles de soldados muertos y casi todas las provisiones perdidas. En estas condiciones, Mohamed II no ha tenido más remedio que darse la vuelta y regresar a Urgench, la principal ciudad del imperio. Mohamed II había decidido atacar Bagdad y deponer al califa al-Nasir tras la negativa de éste a reconocerlo como sah (rey) de Persia. El califa al-Nasir actuó así siguiendo las indicaciones de al-Kadil, el sobrino de Saladino que gobierna como sultán de Siria y Egipto y que actualmente está defendiéndose del ataque de los cruzados a la ciudad de Damieta.


Mohamed II es hijo de Tekish, un antiguo esclavo del sultán selyúcida de Iconio, el estado turco que se creó al oeste de Bizancio, en la península de Anatolia, y que derrotó al emperador Manuel Commeno en Miriocéfalo, en 1176. Tekish se independizó de los selyúcidas y en 1194 derrotó al sultán selyúcida Togrul III, al tiempo que también conseguía desprenderse del control de los Kara-Katai, en el oeste de China. A la muerte de su padre, en 1200, Mohamed II expandió sus dominios conquistando Samarcanda, Tabaristán y Transaxonia, consiguiendo que su imperio se extendiera desde el río Sir Darya hasta el Golfo Pérsico, lo que se conoce como el Gran Irán. Fue entonces cuando solicitó al califa abassí de Bagdad que le reconociera como sah, a lo que aquel se negó. Su primera intención fue atacar Bagdad, pero una devastadora tormenta de nieva destruyó la expedición cuando ésta atravesaba los Montes Zagros, la frontera natural entre Persia y Siria.


Y se dispara la tensión con los mongoles


En cuanto a la frontera oriental, Gengis Kan llevaba tiempo interesado en ampliar relaciones comerciales con los jorezmitas para ampliar la influencia de la ruta de la seda, negocio que ya controlaba en Mongolia y China y del que obtenía pingües beneficios. Pero sah Mohamed II siempre se había mostrado receloso, pues recibía noticias de sus embajadores en China y conocía la violencia de los mongoles, especialmente desde la espeluznante conquista y saqueo de Zhongdu, la capital de la China Jin o del Norte.


Tras conocer los problemas del sah Mohammed II con el califa abassí, Gengis Kan ha forzado la situación enviando una caravana de 500 camelleros a Otrar, pero el gobernador de la ciudad, Inalchuq, ha respondido apresando a todos los componentes y acusándolos de espías de los mongoles. Rápidamente, Gengis envío una embajada reclamando la liberación de la caravana y el establecimiento de relaciones comerciales, pero el gobernador se mantuvo en sus trece, y peor aún, mató a uno de los embajadores y rapó a los otros dos.


La tensión entre jorezmitas y mongoles se encuentra ahora en máximos, con lo que vuelvan a sonar tambores de guerra en el Golfo Pérsico.

IMAGEN SUPERIOR: VISTA DE URGENCH, LA CAPITAL DEL IMPERIO CORASMIO

CORDILLERA DE LOS MONTES ZAGROS

Relacionados

----------------

Los mongoles arrasan Zhongdu y la refundan como Pekín

Los cruzados conquistan Alcácer do Sal, pero se atascan en Damieta

¿Qué pasó después?

  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

LA HISTORIA CONTADA NOTICIA A NOTICIA

   ÚLTIMA MODIFICACIÓN

         26 OCTUBRE 2020

PRIMAVERA 1226