Rodrigo de Lizana, protagonista en la revuelta contra Jaime I

 

 

ALAGÓN, enero 1224. El antepasado del señor de Novelda protagonizó un incidente trivial que acabó con el enfrentamiento entre Jaime I y Pedro Fernández, señor de Albarracín y uno de los principales magnates de Aragón. Cuando el resto de la nobleza se alineó con Pedro Fernández, se produjo una rebelión en toda regla contra el joven monarca Aragonés.

 

La destitución del conde Sancho de Aragón, tío de Jaime I, como Procurador General del reino, supuso eventualmente la desaparición de la poca autoridad que suelen tener las minorías de edad, lo que se tradujo en una proliferación de banderías entre nobles y señores de toda clase. En este contexto, Rodrigo de Lizana, vasallo del señor de Albarración, se enfrentó a Llop d’Albero, protegido del rey, por la posesión de un halcón, una disputa que acabó en enfrentamiento abierto entre ambos y que, en cumplimiento de la ley feudal, provocó la intervención de sus respectivos señores.

 

Primero fue Jaime I, por entonces con solo 14 años, quién se dirigió a la propia Lizana y la tomó. Como consecuencia de ello, Pedro Fernández intervino en defensa de Rodrigo, un enfrentamiento que acabó cuando Jaime I puso sitio a la fortaleza de Albarracín, de donde se retiró tras alcanzar un acuerdo mínimo. Aunque no había sido un fracaso total, el incidente puso de manifestó la debilidad del rey para enfrentarse a sus vasallos. Así, cuando al año siguiente, en 1222, se produjo una crisis verdaderamente importante, como fue la designación por parte del rey de quién será el legítimo heredero del importante condado de Urgell, el grueso de la alta nobleza, y con ella los señores menores, no dudaron en alinearse frente al propio rey, a quien persiguieron por Aragón (1223). También sitiaron y rapiñaron las tierras de Perpignan, ciudad leal l monarca.

 

Jaime I se vio obligado a huir a Aragón, donde encontró refugió en la fortaleza de Alagón, propiedad de su leal Nuno Sanz, el beneficiado por el condado de Urgell. Aquí acaban de llegar las tropas rebeldes de los nobles levantiscos. Dada la dinámica de los acontecimientos, es fácil suponer que Rodrigo de Lizana acompaña a su señor Pedro Fernández.

 

En estos momento, la nobleza tiene sitiado Alagón con el rey Jaime I como huésped, y en ese sitió debió participar también el Sr. de Lizana.

 

Rodrigo de Lizana, como cabeza de su casa, es el antepasado de Blanca de Lizana y Luna, quien poco más de un siglo después se casará en segundas nupicas con Pere Maça i Cornell, señor de Vaillmarxant y la misma Lizana, como reza en la magna obra Enciclopedia de los Apellidos de Novelda, de Miguel Ángel Cantó Martínez. De ese matrimonio nacerá Pere Maça i de Liçana, primer barón de Novelda.

 

IMAGEN SUPERIOR: CABALLERO ARAGONÉS PORTANDO ESCUDO Y LANZA,

OBTENIDO DE LA WEB VALENTIAMEDIEVALISCOM

 

 

Relacionados

---------------

 

El linaje de los Maça, entre la nobleza descontena con Pedro II

Noticias de NOVELDA

 

 

Please reload

  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

La Historia contada noticia a noticia

   ÚLTIMA MODIFICACIÓN

           6 JULIO 2020

PRIMAVERA 1224